Algunos mosquitos son los transmisores de muchas enfermedades. Esto significa que pueden transmitir enfermedades de un humano o animal a otro. Normalmente, las enfermedades son causadas por virus o parásitos minúsculos.

El mosquito que pica a un humano o animal infectado puede recoger un virus junto con la sangre que chupa. El mosquito y el virus no se dañan el uno al otro, pero el virus se reproduce en el interior del mosquito. Más tarde, el mosquito puede transmitir el virus a otros seres humanos al picarlos. Un ejemplo de virus es la malaria.

Es una enfermedad grave (potenciálmente mortal) transmitida por la picadura del mosquito Anopheles, infectado con el virus. Tan sólo las hembras de este mosquito son las que se alimentan de sangre para poder madurar los huevos; los machos no pican y no pueden transmitir enfermedades, ya que únicamente se alimentan de néctares y jugos vegetales.

Es la infección parasitaria con mayor extensión geográfica, aunque Asia, África, América Central y América del Sur es donde está más activo.

Los primeros síntomas se presentan por lo general de 10 días a 4 semanas después de la infección.

Después de la infección, los parásitos (llamados esporozoítos) viajan a través del torrente sanguíneo hasta el hígado, donde maduran y producen otra forma de parásitos, llamada merozoítos. Los parásitos ingresan en el torrente sanguíneo e infectan a los glóbulos rojos. Estos se multiplican dentro de los glóbulos rojos, los cuales se rompen al cabo de 48 a 72 horas, infectando más glóbulos rojos.

La mayoría de los síntomas son causados por:

  • La liberación de merozoítos en el torrente sanguíneo
  • Anemia resultante de la destrucción de glóbulos rojos
  • Grandes cantidades de hemoglobina libre liberada en la circulación luego de la ruptura de los glóbulos rojos

La malaria también se puede transmitir de la madre al feto (de manera congénita) y por transfusiones sanguíneas. Los mosquitos en zonas de clima templado pueden portar la malaria, pero el parásito desaparece durante el invierno.

Esta enfermedad constituye un problema de salud mayor en gran parte de los países tropicales y subtropicales. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) calculan que cada año se presentan de 300 a 500 millones de casos de malaria y que más de un millón de personas muere a causa de esta enfermedad. La malaria es un riesgo de enfermedad mayor para los viajeros a climas cálidos.

Los síntomas de la malaria incluyen escalofríos, síntomas parecidos a los de la gripe, fiebre, vómitos, diarrea e ictericia. Se diagnostica mediante una prueba de sangre.

La malaria puede prevenirse, cuando se viaja a áreas con casos de malaria:

  • Consulte a su médico acerca de los medicamentos que lo protegerán
  • Cúbrase
  • Duerma bajo un mosquitero para protegerse de las picaduras

En algunas regiones del mundo, los mosquitos que transmiten la malaria han desarrollado resistencia contra los insecticidas, así pues en Laboratorios Vinfer se ha desarrollado VinferMatón eléctrico pastillas.