Tal y como os prometimos al inicio de este mes de Agosto, vamos a ahondar un poco en las principales diferencias que hay entre estos dos insectos. Ya que aunque parezca mentira, hay todavía mucha gente que sigue pensando que son lo mismo, o que sus funciones son exactamente las mismas, y como siempre, ¡estamos aquí para ayudaros!

 

En primer lugar, en cuanto a su morfología, las abejas y las avispas no tienen ni los mismos colores, ni la misma estructura corporal etc… Además de esto, como muchos de vosotros ya sabréis, el aguijón tampoco es igual, siendo el de las abejas, un aguijón ”de un solo uso” (podríamos decir :)), ya que una vez que hincan el aguijón, arrastra las entrañas de la abeja, provocándole la muerte instantánea. En el caso de las avispas, su aguijón forma parte de sus sistema reproductor, pueden picar repetidamente sin implicar su muerte repentina.

 

 

Otra diferencia principal entre estos dos insectos, es la dieta. Mientras que las abejas se alimentan del néctar y el polen de las flores, las avispas tienen una dieta mucho más variada… Alimentándose también tanto del néctar de las flores, como de otro tipo de materia de origen vegetal, otros insectos, carroña, incluso llegan a atacar algunas colmenas de abejas, para aprovechar la miel, y alimentarse de las larvas de las abejas.

 

 

 

 

También hay que tener en cuenta, la diferencia entre sus hogares, y su forma de convivir. En el caso de las abejas, los panales están compuestos por cera, con forma hexagonal, y generalmente, contienen un mayor número de individuos, que en el caso de las avispas. El panal de las avispas, está compuesto por barro moldeado, y tal y como hemos comentado, suelen ser de un tamaño relativamente inferior al de las abejas.

Finalmente, nos gustaría cerrar este post, destapando un mito en relación a las avispas… Ya que si nos fijamos en la principal función de cada insecto, en el caso de las abejas es bien sabido la importancia que tienen en el proceso de polinización de plantas, flores, vegetales y árboles por todo el mundo (alrededor de un 80%, depende de las abejas). Y en el caso de las avispas, todo el mundo cree, que solo están en la naturaleza para molestar, y picar en los momentos más inoportunos, pero no es así… Las avispas, a consecuencia de lo que hemos comentado en relación a su dieta, son grandes controladores de plagas de otros insectos (hay incluso cultivos, que las introducen manualmente, para su control natural y efectivo). Si bien es cierto, las avispas pueden construir enjambres en sitios más molestos e incluso peligrosos para el ser humano, de ahí que en ocasiones sea necesario eliminar directamente los nidos con un producto adecuado, aplicable a cierta distancia, para evitar posibles picaduras.