La percepción del olor puede variar según cada tipo de personas, a algunas ciertos olores les pueden resultar buenos y otros, sin embargo, no tanto.

En la actualidad existen cientos y cientos de olores que nuestro entorno nos ofrece, y sin percibidos según cada persona de una forma diferente, pudiendo aceptarlos o rechazándolos en profundidad.

Hoy desde habitissimo nos envían unos consejos para tratar de quitar esos olores fuertes que tanto nos desagradan, especialmente del hogar. Si vivimos con animales domésticos, tenemos un sistema de ventilación de la cocina poco potente o, simplemente, se suelen acumular olores en casa sin poder remediarlo, debemos tener una solución entre manos.

¿Cómo eliminar el mal olor?

Como bien apuntábamos al principio del post, el concepto de olor depende de la persona que lo reciba, del momento, el lugar y otros estímulos. Hay olores que nos resultan agradables y se suelen asociar a buenos recuerdos, producen sosiego, bienestar y salud.

Sin embargo, catalogamos los malos olores de otra forma. No queremos tenerlos, nos recuerdan a situaciones desagradables que no queremos en nuestras vidas, pero recibir malos olores es irremediable en nuestro día a día.

Para ello, es preferible seguir una serie de consejos para eliminar o camuflar lo máximo posible estos olores poco agradables que encontramos en nuestro entorno, más concretamente en casa, y así poder respirar un aire más atrayente y positivo para nuestra percepción.

La forma más sencilla de enmascarar o tratar los malos olores es a través de productos tan variados como sprays, desodorantes, ambientadores, difusores, o lo más actual, los neutralizadores de olores naturales.

El uso de uno u otro dependerá de cual nos atraiga más según su eficacia y para qué tipo de estancias queramos usarlo. Los sprays, ambientadores o difusores suelen tener una vida útil concreta, que se finaliza cuando el producto va llegando a su fin.

Podemos encontrarlos con una duración más longeva o con diferentes aromas para camuflar los desagradables olores que rodean un hogar.

La otra alternativa: productos naturales

Aunque existen productos de venta en supermercados que tienen gran eficacia, hoy queremos hacer hincapié en otros más al alcance de cualquier persona, más naturales y con excelentes resultados contra los malos olores.

Los productos naturales están más a mano que cualquier otro, y además contaminan menos al medio ambiente que los que contienen químicos.

Las hierbas aromáticas son un claro ejemplo de ello. En macetas, con aceites esenciales o en bolsitas de tela, estos ambientadores de la naturaleza eliminaran los malos olores, además de ser un buen elemento decorativo para el hogar.

Las flores también serán nuestros aliados contra los olores poco familiares. Las especias, las frutas o las hojas y semillas, de nuevo, podrán servirnos para crear un ambiente en casa ideal con olores primarios y muy atrayentes.

También podemos decantarnos por crear nuestro propio ambientador a partir de aceites vegetales como el de girasol, coco o almendras.

Finalmente, también podemos recurrir al vinagre blanco como ingrediente eficaz, a la vez que económico, para eliminar el mal olor que puede acumularse en momentos puntuales en la vivienda.